LUMBALGIA DEL CORREDOR

LUMBALGIA DEL CORREDOR

Editorial:
ESM
Año de edición:
Materia
Ciencias del Deporte
ISBN:
978-84-09-07725-0
Páginas:
144
N. de edición:
1
Idioma:
Español
Disponibilidad:
Disponible en 10 días

Descuento:

-5%

Antes:

31,50 €

Despues:

29,93 €

PRóLogo de Álex Calabuig .
CAPíTuLo 1: LA MARAvILLoSA FIEBRE DE CoRRER . .
CAPíTuLo 2: DoLoR EN LA zoNA LuMBAR . .
2.1. El dolor de espalda ¿enfermedad de nuestra civilización? .
2.2. Definiciones . .
2.3. Los trastornos intervertebrales menores o comunes . .
2.4. Algunas notas de Neurofisiología Articular . .
2.5. La lumbalgia mecánica del corredor . .
2.6. otros cuadros clínicos .
CAPíTuLo 3: SoLuCIoNES DESDE LA MEDICINA MANuAL . .
3.1. Masaje terapéutico .
3.2. Técnicas desfibrosantes . .
3.3. Técnicas inhibitorias . .
3.4. Técnicas de fascias .
3.5. Técnicas de energía muscular .
3.6. Técnicas osteopáticas funcionales . .
3.7. Técnicas articulares sin impulso .
CAPíTuLo 4: LA MANIPuLACIóN vERTEBRAL .
4.1. La manipulación vertebral ¿en qué consiste? .
4.2. Fases de la manipulación vertebral .
4.3. Tipos de manipulación vertebral .
4.4. Antes de manipular .
4.5. Después de manipular .
4.6. Indicaciones y contraindicaciones de la manipulación vertebral . .
CAPíTuLo 5: TRABAjo ExPERIMENTAL: LA LuMBALgIA DEL CoRREDoR
Y Su TRATAMIENTo CoN MANIPuLACIóN vERTEBRAL . .
5.1. Material y métodos .
5.2. Tratamiento .
8 LuMBALgIA DEL CoRREDoR
5.3. Análisis estadístico .
5.4. Resultados . .
5.5. Resumen del experimento y conclusiones .
5.6. Cuadro-resumen .
CAPíTuLo 6: EjERCICIoS PARA PREvENIR LAS LuMBALgIAS Y SuS
RECAíDAS .
6.1. Movilidad articular .
6.2. Potenciación muscular . .
6.3. Estiramientos . .
6.4. Propiocepción .
BIBLIogRAFíA CoNSuLTADA

La principal desventaja de la carrera a pie respecto a la natación, la elíptica (simulador de esquí de fondo), la bicicleta o patinar es el impacto producido al chocar repetidas veces nuestros pies contra el suelo. Este inconveniente exige dos precauciones importantísimas: El calzado debe amortiguar al máximo y las zancadas que realicemos deben ser lo más económicas posibles, sin grandes alardes, al menos al principio. otro aspecto crítico para no llevarnos sustos innecesarios es estar en peso para correr. No debemos caer en la idea de «corro para perder peso», es más bien lo contrario. Cuando he adelgazado puedo correr y no antes. El cálculo es bien sencillo: Divido mi peso entre el cuadrado de mi altura y si la cifra está entre 20 y 25 no habrá riesgo añadido. Si, por el contrario, la cifra es mayor de 25 (es decir tengo sobrepeso) la carrera será muy suave y alternando con tramos andando. Así evitaremos exceso de impacto en nuestras articulaciones y músculos.
Si no estuviéramos sometidos a la fuerza de gravedad, muchas de estas lesiones no existirían. Pero, como bien dijo Newton, los habitantes de este planeta no podemos escapar a ella y debemos adaptarnos para minimizar nuestro peso y, por ende, la violencia de nuestros impactos en el suelo.
Del impacto excesivo de correr se derivan las principales lesiones del corredor:
Esguince de tobillo, dolor metatarsal, fascitis plantar, periostitis, tendinitis de los tibiales, tendinitis del Aquiles, esguince de rodilla, tirón del poplíteo, pinzamiento de meniscos, condropatía rotuliana, tendinitis rotuliana, tendinitis de la pata de ganso, síndrome de aductores, síndrome de isquiotibiales cortos, síndrome del piramidal, dorsalgia mecánica del corredor, tensión excesiva del diafragma, dolor cervical del corredor, ciática y lumbalgia mecánica o lumbago del corredor.
En este trabajo vamos a centrarnos en esta última lesión, la lumbalgia o lumbago del corredor, estudiando sus posibles orígenes y la forma más natural de tratarlo como una alternativa a la toma excesiva de fármacos (antiinflamatorios, calmantes, relajantes musculares e incluso anti-epilépticos, que de todo se manda para estos cuadros) e intentando no acabar en el quirófano. Mi intención, al investigarlo y transcribirlo aquí, es que la maravillosa fiebre de correr perdure entre nosotros por muchos años y que lo veamos, a ser posible corriendo.

PRÓLOGO
Conocer a Hernán Silván significa vivir más tranquilo y gracias a él hace ya más de veinte años que no tengo miedo a las lesiones. El prestigioso doctor, cuyo último y brillante libro tienes en tus manos, ha tratado con éxito las innumerables lesiones que he sufrido en las dos últimas décadas, derivadas de mis excesos practicando atletismo y baloncesto. Pero también ha aliviado las permanentes molestias de espalda que mi trabajo como periodista me ha reportado. Concretamente, la lumbalgia recidivante ha sido mi problema más habitual, pero gracias al doctor Silván he podido disfrutar, una y otra vez, de una calidad de vida excelente.
jamás olvidaré el lamentable estado en el que me presenté en la consulta del doctor a escasas horas de volar a Río de janeiro para cubrir los juegos olímpicos de 2016. Mi zona lumbar estaba como una tabla, no podía apenas moverme y mi preocupación era enorme, porque me esperaban diez días de trabajo importante e intenso. Con su delicadeza habitual, sin hacerme ningún daño, y con esas manos prodigiosas que posee, logró que pudiera disfrutar de mis tareas profesionales en Brasil. otro milagro de «San Hernán».
El autor de este libro ha sido cocinero antes que fraile. ¿Cuántos médicos en el mundo han corrido en 1:00:10 los 20 kilómetros? Hernán Silván lo logró con 25 años, en Barcelona, en una época en la que cuando salía a entrenar temblaban los árboles de la madrileña Casa de Campo, el lugar donde ajusticiaba uno tras otro al resto de atletas imponiendo ritmos infernales desde los primeros metros de cada entrenamiento.
El doctor era un atleta con mucho futuro, pero decidió apostar por la medicina deportiva en lugar de seguir la estela de algunos de sus compañeros de generación, que acabaron siendo olímpicos en el maratón de los juegos de Barcelona ’92.
Nuestro protagonista posee la visión más global posible del mundo de las lesiones. A su experiencia como corredor hay que sumar treinta años de carrera profesional en los que ha curado a miles de pacientes, siempre respetando el primer principio de la medicina: Primun non nocere, es decir, no hacerle al paciente más daño del que ya lleva a la consulta. Tras tres décadas como médico, Silván se ha forjado un prestigio extraordinario y un hueco entre los grandes expertos internacionales en Medicina Manual.
Los corredores de nuestro país le deben mucho al doctor Silván. ¡Cuántas grandes marcas no habrían sido posibles sin su intervención! Y cuántas locuras se han evitado gracias a sus sabias palabras, siempre en defensa de la cordura y la salud. Dicen que un buen amigo te dice siempre las cosas que no te gusta escuchar, por tu bien. Pues el mismo razonamiento podríamos aplicarlo a la medicina. un buen médico te recomendará cosas como esta, que recientemente publicó en la revista Runner’s World: «Yo nunca he dicho que la maratón sea una prueba reservada a unos pocos. Todo el mundo puede correrla, siempre que tenga una preparación adecuada.
La cual, desde el punto de vista saludable, se consigue cuando tienes una gran base de kilómetros en tus piernas a lo largo de los años (15.000, en concreto, es la cifra aproximada que se aconseja). Repito: Lo digo desde el punto de vista de la salud, que es el que utilizo en mis escritos. Por tanto, dejemos a un lado la filosofía, la política, la religión, la moral, el buenismo, las modas, el qué dirán, lo socialmente correcto y las fantasías animadas de ayer y hoy. Esto va de ciencia. No se puede reír la gracia a alguien que te cuenta que ha empezado a correr en octubre, que en diciembre corre una sansilvestre y en abril ya sale en la maratón, mientras la cifra de muerte súbita en carreras se dispara».
Queridos corredores, haced caso a las sabias palabras del doctor Hernán Silván. Entrenad bien, a fuego lento, sin prisas, trabajando la fuerza y la técnica, y ante la menor molestia, recurrid a un médico experto para que evalúe la situación. En vuestras manos está disfrutar del deporte o lamentar las consecuencias de una mala preparación. Y si sufrís una lumbalgia o queréis evitar padecerla, recurrid a esta publicación para saber todos los detalles acerca de la misma. En la prevención está la clave de la salud.
Álex Calabuig
Periodista, corredor y Director de Runner’s World